top of page

Geología Petrolera Mexicana: Cuenca de Sabinas

Gran parte del territorio Mexicano, específicamente su porción Este, tiene la suerte de extenderse sobre la antigua mega cuenca del Golfo de México, la cual ha cambiado su configuración a lo largo de los millones de años desde su apertura a mediados del mesozoico, hasta el levantamiento de la orogenia Laramide a partir del cretácico superior, la cual, a través de las edades, ha dibujado el paisaje geológico, acercándose a lo que podemos apreciar en la actualidad.

La apertura del Golfo de México trajo consigo la afortunada oportunidad de formar una cuenca capaz de acumular enormes cantidades de sedimentos, algunos de los cuales, al ser ricos en materia orgánica, se transformaron en rocas generadoras. Más tarde, la orogenia Laramide trajo con sigo eventos de deformación necesarios para formar las trampas estratigráficas y propiciar la migración de hidrocarburos formados por los sedimentos.

Gracias a estas casualidades geológicas, desde finales del siglo XIX se han descubierto paulatinamente diversos yacimientos de hidrocarburos, pero fue hasta mediados del siglo XX cuando la cantidad de yacimientos descubiertos incrementó notablemente. Y fue entonces cuando Petróleos Mexicanos definió la existencia de doce provincias petroleras, seis de ellas productoras y seis de ellas con potencial medio-bajo.

A continuación vamos a dar una mirada a la Cuenca de Sabinas, la provincia más occidental de las seis que son productoras

Mapa de Mexico
Provincias petroleras de México (2009) WEC México